Fanfic Koi Suru Bou Kun

Proyecto Challengers!

miércoles, 12 de febrero de 2014

Fanfic KSB: "La última oportunidad" de Sita Yeah

Este fic no me pertenece, es de mi amiga Sita Yeah, yo le presto este espacio para que comparta con ustedes su fic n,n/ . Lo recomiendo u,n
 
Reseña:
"Fuego de noche, nieve de día" recita una canción. Sempai ha cruzado la línea de su tiranía en sus palabras, un  Morinaga dolido cambia monumentalmente su personalidad cansado de la diferencia entre sempai en sus brazos y lejos de ellos. Se vuelve más tirano que nuestro Souichi, frío, indiferente, lleno de una rabia que oculta todo el amor que le tiene. Sempai choqueado por esta actitud asume la ansiedad de Morinaga y se convierten en el espejo del otro antes de la horrible discusión.  ¿Morinaga perdonará a sempai por sus rudas palabras?, ¿entenderá sempai, ante tan inesperada actitud, que esta es su última oportunidad?. El amor siempre triunfa dicen, ¿o no? , Descúbrelo, disfruta.
>> Esta historia está puesta en el término del entrenamiento de Morinaga en la Farmacia "S" y su posterior traslado a una sucursal en Nagoya (ya sabrán lo feliz que estaba) Como saben los personajes le pertenecen a sensei , espero les guste.<<
 
Capítulo 1: Palabras como cuchillos
Morinaga se encontraba cruzando la puerta del departamento que compartía con su sempai mientras dejaba su bolso de trabajo y daba un breve bostezo. La jornada de hoy había sido dura en la sucursal farmacéutica de Nagoya donde Morinaga al fin había sido transferido después de su entrenamiento en Hamamatsu donde extrañó más que nunca poder decir...
- Estoy en casa!
En respuesta a su animado saludo solo el silencio respondió.
- eh? habrá salido? , pero es tan tarde. - Se rascó la cabeza y se dirigió a la habitación de sempai mientras pensaba "quizás está durmiendo". Sus pasos se volvieron silenciosos y lentos para no despertarlo. Quería ver aunque sea su rostro relajado y recostado, ese rostro que nunca le mostraba a él, siempre estaba a la defensiva o avergonzado, contadas las veces lo vio sonreír y menos veces lo vio llorar. Aunque bastante cansado Morinaga llegaba de sus horas extras sabiendo que era otro día perdido sin él, su rostro lleno de paz envuelto en el sueño le daba un poco de fuerzas para otro día más en esta dura rutina.
-Quizás algún día me mire así, sin miedo, sin vergüenza... je!, aunque me gusta su cara sonrojada...Sempai.
Sin embargo al abrir la puerta silenciosamente, solo encontró una cama completamente vacía. Morinaga se aterró,- ¿a dónde habrá ido a esta hora?- pensó.
Segundos después de su confusión escuchó una risa que no reconoció proveniente de su habitación, muy sutil pero el silencio prolongado permitía que viajara por la casa amplificándose.
Morinaga avanzo lentamente con temor de encontrarse con un ladrón o peor... con sempai acompañado y en su cuarto!
- No no no no! imposible. Jajaja, baka!- se rio de la locura que pasaba por su mente
La puerta se encontraba entreabierta y entonces su cuerpo se congeló al presenciar la escena.
Sempai se encontraba sentado en su cama, a su lado había una caja de zapatos vieja abierta con su interior repleta de recuerdos. Morinaga sabía muy bien que esa caja contenía cartas, fotos, botones de la secundaria, incluso viejos regalos, cosas preciadas llenas de melancolía.
- ¿Sempai de repente irrumpió aquí? ¿por qué? - La pregunta hizo eco en su cabeza mientras miraba con la boca abierta cómo sempai reía de una de las fotos que sostenía con su mano izquierda, sonreía y acariciaba la foto con su mano libre.
- ¿Estoy soñando cierto? seguro que sí - pensó y entró a la habitación convencido que el cansancio le estaba jugando una mala pasada pero esa mala pasada lo miró de vuelta con un horror en sus rostro tan evidente que Morinaga pensó que su aspecto era aterrador.
- Mori...naga?- Sempai soltó la foto que estaba admirando. Morinaga pudo ver que era una vieja foto de él cuando estaba en la escuela elemental, con su uniforme típico y sonriendo a la cámara, se la había sacado Kunihiro el primer día de clases, lo recordaba bien.
De repente Morinaga entendió lo que sucedía, tan claro como siempre leyó aquel acto desde su sempai. "Él quiere saber más de mí, nunca hablamos sobre nuestras vidas antes de conocernos, no en profundidad, él es consciente de mí, quiere saber todo de mí".
Su rostro se iluminó, sus ojos verde esmeralda brillaron y una sonrisa se abrió paso sin prisa por su rostro. Sempai temió lo peor y así fue.
Morinaga se lanzó de forma inesperada a los brazos de su sempai logrando que éste se estirara completamente en la cama de su ayudante, Morinaga puso cada mano en las muñecas de sempai y las llevo encima de la cabeza de su tirano.
- Morinaga! salte de encima, bastardo! no es lo que piensas , estaba buscando una camisa que perdí en tu closet y entonces...mmmm - Interrumpido por un beso salvaje del menor, sempai luchó por recuperar el aire pero sus brazos y piernas no les respondían, como siempre. "Maldición, porque mi cuerpo no me obedece si se trata de él".
- Sempai... sempai te lo contaré todo, lo que quieras pregúntame, todo...de mí, sempai - le susurraba con su mirada enamorada y excitada a la vez.
Souichi vio el peligro y gritó todo lo que pudo - Qué lo estás interpretando mal, baka! nunca escuchas cuando te hablo, suéltame de una vez! - empujó con todas sus fuerzas  y Morinaga cansado por la jornada cedió y retrocedió.
-Sempai eres muy cruel, te veo tan feliz mirando mis fotos en mi cuarto, sabías que podria encontrarte, me permites verte así y luego me lo niegas - su rostro muestra un puchero y luego cambia a una sonrisa- estoy feliz sabes, no importa lo que digas, estás consciente de mi, sempai; ¿me quieres, ne?.
Sempai se horroriza, es cierto que en el último tiempo su cuerpo y su mente (lentamente) aceptaban lo que causaba Morinaga en él, "yo le permití...", no podía negarlo, pero el shock de verse atrapado en esa situación vergonzosa tan impropia de él lo había aterrado, no era una parte que Morinaga debía ver, no debía mostrarle ese sempai que se sentaba en silencio a pensar en él o que sentía celos, no, él se aprovecharía. "Siempre en celo! baka baka! ¿cómo puedo relajarme así...? ¿cómo decirte lo que pienso y siento?...baka!".
Mientras estos pensamientos cruzaban la mente de sempai Morinaga aprovechó de acercarse lentamente aprovechando lo distraído que se encontraba y entonces cuando estaba cerca de sus labios sempai reacciona, "paff" una cachetada, una reacción de la que se arrepintió al momento, reflejo de su nerviosismo extremo por la situación y todo lo que en su mente se armaba.
- Morinaga! Perdóname, no quise...
- Cállate! siempre lo mismo! sempai tantas veces te has entregado a mí y por voluntad propia, no lo niegues. Tantas veces me buscaste, impediste que me fuera, me retuviste a tu lado, ¿por qué sigues pensando que esto está mal? besarnos, tocarnos es una parte natural de esta relación, sea lo que sea.- Morinaga temblaba y su voz también, cansado por el trabajo y por los repentinos cambios de humor de sempai, estaba exhausto.
Sempai sabía que estaba mal reaccionar así después de todos esos meses viviendo juntos y todo el camino recorrido, pero su vergüenza y orgullo podían más. "Él no entiende! no entiende! yo no he sido así por nadie... por nadie me he sentido así... no entiende!"
Quería hacer el esfuerzo de explicarle, Morinaga estaba haciendo ese rostro que sempai odiaba y ansiaba quitarlo lo antes posible. Pero su cabeza y lengua no se pusieron de acuerdo y como dagas las palabras simplemente escaparon.
- Es tu culpa! todo esto es tu culpa! si no fueras un maldito homo yo no estaría así! todos estaríamos mejor sin tu personalidad torcida, baka! Búscate una mujer y vive como un hombre decente, seguro tus padres te amarían y tu hermano querría verte y no tendrías esa ca...- sempai se tapo la boca con ambas manos, había cruzado una línea sensible, lo sabía.
"Dios mío que he dicho, ¿por qué dije algo así?, ¿por qué no pude ser honesto?, debo arreglarlo, debo arreglarlo!!" pensaba con sus manos aún en su boca y sus ojos fuertemente apretados. Con miedo abrió los ojos y entonces vio a un Morinaga distinto, sus ojos perdieron el brillo, su boca no mostraba expresión y había un aura distinta alrededor de él. Sempai incluso años después recordaría claramente la cara que Morinaga puso al pronunciar las siguientes palabras.
- Esta bien sempai, lo hare, haré lo que quieres, ¿estás contento?.

CONTINUARÁ…

Agradecemos sus comentarios!

5 comentarios:

katy dijo...

me gusto mucho el fanfic relamente me quede enganchada pero creo que los cambios de morinaga fueron muy repentinos, seria bueno si hubiera una transcicion pero realmente me gusto mucho ^^ actualiza pronto

less dijo...

=O quede sorprendida!!! pero me gusto!!! al parecer este va a ser unos de los pocos fics donde sufrira Sempai jeje(aunque lo adoro,se lo merece un poco). Esta muy bueno esperare el siguiente capitulo!.
Animo con el fic!! =)

maria fernanda martelo dijo...

No me esperaba ese final, espero la conti.

maria fernanda martelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miss C.H dijo...

Quede impactada, pobre mori pobre.
Es terrible porque no quiero que ninguno de los dos sufra.

Quiero mas.