Fanfic Koi Suru Bou Kun

Proyecto Challengers!

domingo, 10 de septiembre de 2017

Copiapó en 133 palabras del Liceo Sagrado Corazón


Copiapó en 133 palabras

Concurso literario

Liceo Sagrado Corazón


Un pequeño y simpático libro del 2015, proyecto (¡concretado!) por parte del Liceo Sagrado Corazón de Copiapó (donde estudié toda mi escolaridad) junto con la Sociedad de Escritores de Copiapó y el Consejo Nacional de las Culturas y las Artes, en el que las estudiantes (y un grupo de apoderados y docentes) compartes sus creaciones literarias siendo premiadas con 1ª a 3ª lugares y sus menciones honoríficas, todas distribuidas en diferentes categorías: infantil, juvenil y adulta.


            Respecto a su forma los relatos no tienen 133 palabras, ojo, xD si no más bien son pequeños relatos si no microcuentos de diferentes temáticas; hay que recordar que en el año de edición de este librito (2015) ocurrió el aluvión en Copiapó, un desastre a nivel regional que se produjo por un desplazamiento de barro como si fuera un tsunami y que además arrastró desechos de minería muy nocivos para la salud, provocando pérdidas de vidas y viviendas, fue un verdadero desastre y Copiapó fue declarado zona de catástrofe varios meses. Es por esta razón que la mayoría de estos escritos habla sobre este tema, las experiencias de estas niñas son realmente impactantes. También de hecho se habla del “Milagro de los 33” un suceso ocurrido el 2010 que se conoció a nivel mundial (¿recuerdan? 33 mineros atrapados durante meses y que lograron salir con vida de forma milagrosa, por supuesto). Acompañado de otras temáticas varias juveniles como el amor <3 o:p="">


            ¿Calidad? Por supuesto que hay relatos interesantes y buenos en cada una de sus categorías, pero sigue siendo un texto de escolares por lo que se colan varias creaciones desarmadas, incluso con problemas de redacción y de ortografía, pero hay que valorar el proyecto concretado. Como profesora sé que es difícil hacer este tipo de cosas y se felicita el haberlo logrado hasta su término.

            Con pocos ejemplares distribuidos es difícil que lo encuentren por ahí, pero está en cada uno de los hogares de las niñas que tendrán el orgullo de saber que ya han publicado, y por supuesto que esto hará que valoren los libros de mejor forma de por vida, lo cual yo creo, fue el fin de esta iniciativa.



¡No olviden dejar un comentario!

jueves, 7 de septiembre de 2017

Cuando las fotos ya no valen mil palabras

Esta es una entrada reflexiva de parte de mi novio Garlan, compartida por aquí. 


Reflexionar sobre tecnología normalmente nos hace pensar en cosas negativas: personas aislándose, con la narices pegadas a una pantalla pequeña cuando deberían estar interactuando con alguien en frente de él, dependencia del “aparatito”, consumismo, etc. En lo personal ese tipo de comentarios negativos siempre me resbalan. Soy lo que se denomina un “tecnófilo” y por ende soy de los que tienden a ver el lado medio lleno de la memoria RAM. Sin embargo, hay una cosa que ha traído la tecnología que sí me molesta y en sobremanera: las copuchas de redes sociales.

                Lamentablemente la masificación de los aparatos con internet móvil ha producido que los seres humanos trasladen sus pésimas costumbres, que a otrora quedaban relegadas a las barriadas, a las famosas “redes sociales”. La copucha, que antes era gozo de unos cuantos, ahora está al alcance de todos. Solo basta un celular, un par de fotos y una historia sin contexto para poder incitar un linchamiento o “funa” como se le llama actualmente. Y quizás no es esto exactamente lo que me molesta; la copucha (y sus respectivas señoras de edad a las cuales están asociadas) son ya casi una tradición humana, pero sí me parece intolerable lo irreflexivo de quienes participan de estas “funas”, quienes se rascan la urticaria de los dedos en el teclado manifestando su ignorante opinión respecto de un tema que no conocen. Ya son muchos los casos donde he visto que tratan a un hombre de “violador”, a una vieja de “maltratadora”,  a algún tipo de “ladrón”, etc. sin tener siquiera una prueba de lo clamado. Pero el vulgo responde de inmediato. Balan improperios a los malvados como si así solucionaran el problema.

                Honestamente desconozco si existe algún término psicológico para referirse a este tipo de linchamientos modernos, pero ya que básicamente somos el patio trasero de EE.UU. y todas estas cosas son la basura que nos deja su cultura emplearé el término que usan ellos: Virtue Signaling.

                El fenómeno del Virtue Signaling (Señalización de la virtud) consiste en que la gente emite (o mejor dicho hace eco de) opiniones que como sociedad consideramos que son “buenas” a nivel moral o ético, pero no lo hacen porque realmente entiendan el trasfondo moral de lo que dicen ni porque realmente crean lo que predican. Lo importante es simplemente diferenciarse de “el otro”, específicamente de aquel al que linchan. Es una reacción inexplicablemente desesperada por mostrar a los demás como nosotros sí somos diferentes, sí somos “buenos”, no como aquellos que cometen atrocidades, y estas famosas “funas de feis” se alimentan del deseo estúpido de la gente de ser reconocidos como gente en posición de alta moral… aunque a nadie realmente le interese.

                La síntesis de todo esto lo podemos ver en las situaciones sociales actuales de EE.UU. donde el Virtue Signaling ha alcanzado niveles tan severos que incluso por utilizar un peinado particular, por contar un chiste medio subido de tono, o por arrojar una mirada desafortunada puedes ser linchado. Y si bien en la actualidad el “linchamiento” realmente no viene en forma de una corbata mortuoria sí produce otro tipo de problemas como ser despedido del trabajo, ostracismo, problemas de relación de pareja y/o hijos, etc.

                Creo que la educación en eras del ciberespacio no va tan solo en saber cómo evadir a los pedófilos ocultos o las fotos de pene, si no en también en cómo utilizar las maravillas que nos ofrece el internet de forma responsable y más productiva. Si usted sufrió algún vejamen, por el amor de dios, no sea lo primero que haga el tomar el celular para tomar fotos. Diríjase a las autoridades competentes, realice las denuncias, hable con quien corresponda. No recurra a los muros de Facebook donde hay puros pelagatos que ni idea tienen de lo que pasó, solo simpatizan con usted para ganarse unos puntos de vaya usted a saber qué. Por otro lado, no vaya por ahí compartiendo y “difundiendo” toda funa que encuentre en las redes sociales, la frase “cuestiónalo todo” no se aplica solo a los curitas y a la iglesia católica. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que quizás la gente mal intencionada es la que hace el posteo de las fotos y no el acusado. Presunción de inocencia antes que nada. Mañana podría ser usted el afectado.

lunes, 7 de agosto de 2017

Un mundo feliz de Aldous Huxley

Antes de la lectura conviene aclarar:

Diferencia entre trama e historia.

Trama: es una selección de elementos de la historia que aparecen EXPLÍCITAMENTE en el texto narrativo. Se trata entonces de aquellos eventos, personajes, lugares y lapsos de tiempo que el creador del relato decide presentar en la página impresa o en la pantalla.

Historia: es la totalidad del universo diegético (mundo ficciona). Incluye entonces TODOS los eventos narrativos, personajes, lugares y épocas que han existido, existen o existirán en la diégesis.
Fuente

Diferencia condicionar (psicológico), acondicionar (físico à entrenamiento).


Un mundo feliz

Aldous Huxley

Otro libro que tenía pendiente ¿escolar? Tenía entendido que sí pero la verdad es que tal parece que hace mucho que no lo hacen leer en las escuelas (en enseñanza media); de hecho hay un Aprendizaje Esperado específico para tomar las “novelas de anticipación social distópica” como se les denomina, pero creo que 1984 de Orwell y Fahrenheit 451 de Bradbury toman la delantera con algún relato de Asimov, tan apoyado desde la gran pantalla.

            Pero yo no había dejado este libro en el tintero por ser “quizás” escolar, sino porque directamente le tenía resistencia y hasta rechazo, me pasa también con otros libros como El perfume de Patrick Süskind, libro que aún no leo porque la psicosis de su protagonista me da miedo, así también el cómo toma el tema de la muerte el libro de Huxley me provoca miedo y rechazo, pero bueno eso es una pasada de royo mía y pude superarla leyéndolo, no fue terrible porque no ondearon tanto en el tema como creí, quizás así también debería aventurarme con El perfume.

El libro

Este libro es muy conocido pero no sobra hacerle una reseña, la historia en sí da interesantes giros a lo largo de su trama: un mundo futurista donde las personas son condicionadas desde los genes antes del nacimiento, como feto y hasta que son adultos para que amen y sean felices con la vida que deben llevar según su casta social. En este mundo se puede tener sexo libremente pues no se procrea ni existen los padres ni las madres ni pareja monógama; también existe el soma una droga que no deja resaca y te ayuda a “liberarte” las veces que quieras si la necesitas. Pero en este mundo futurista existe un pequeño territorio donde viven los “salvajes” una comunidad no civilizada donde aún existe el emparejamiento, el amor, la religión, la familia. A través de varios personajes conocemos estos mundos, sus límites y libertades sin escapar a la horrible y cruda crítica: ¿vale más estar condicionado a una felicidad o ser libre en la miseria? Además de muchísimos más conflictos bioéticos que comentaremos a continuación.

Conflictos bioéticos

Dentro de los muchos conflictos bioéticos (todos relacionados de alguna manera entre sí) el que no exista la monogamia y que haya sexo libre podría verse como una exageración de nuestro presente, la anticoncepción es una realidad que representa que no queremos procrear pero aun así deseamos tener sexo, ligado a la abolición de la monogamia al ver en nuestro presente la existencia del divorcio, lo poco que duran las relaciones y lo rápido que somos al cambiar de pareja. Sin embargo no critico esto, solo lo develo con relación al libro.

            De la mano está el hecho de la inseminación artificial que aparece en el libro como una práctica común al multiplicar grupos y grupos con una misma genética (develando un incesto también libre), asociado a la manipulación de estos genes con el fin de determinarlos a diferentes castas para diferentes tareas. El condicionamiento empieza desde ese momento hasta toda la vida del sujeto, manipulando al embrión y feto incluso llegando a las deformaciones para limitarlo. Además de condicionarlo psicológicamente a través de miedos y pasiones (comúnmente a través de discursos grabados que suenan todo el tiempo) para que amen ciertas cosas (como el sexo libre y el soma) u odien (como la soledad).

            No sobra preguntarnos si nosotros también vivimos condicionados y no pienso solo en la publicidad que nos envuelve día a día si no desde que somos pequeños, condicionados a reproducir cierto orden social, estar en diferentes castas como en el libro; el asunto es si esta condición es planeada como en la historia o no.

            Como ven el libro tiene mucho para debatir y cumplió bien su función de novela de anticipación social distópica al hacerlo, dejando como siempre abierta la discusión respecto a la felicidad.

¿Me gustó?

Bueno, a mí me pasó algo curioso con este libro, resulta que tiene un prólogo del autor, prólogo que éste escribió muchos años después haber escrito el libro, donde él era sumamente crítico con su propia obra diciendo que era imperfecta y que necesitaba varias mejoras referente a lo artístico, por esto cuando yo leí el libro inconscientemente también fui muy crítica y me sentí con el derecho de serlo. Pero en fin, fuera de toda la pasá de royo que pude darme por culpa de este prólogo (jeje) el libro me gustó mucho, yo amo la ciencia ficción quizá más por lo futurista que distópico pero me siguen cautivando estos mundos futuros y toda la crítica bioética que contienen, creo que su lectura es recomendable especialmente a los jóvenes (supongo que por eso se relaciona más a una lectura escolar). Ahora siguiendo la misma conducta del autor en su prólogo es cierto que la novela tiene unos desperfectos narrativos pero que en sí pueden pasar desapercibidos, lo que a mí en realidad no me gustó fue de hecho que dejaran todo saldado respecto a lo bioético, sirve como reflexión pero creo que se debió haber dejado al lector para que pensara por sí solo muchas de las problemáticas que el libro te expuso directamente al final, hay que dejar que uno como lector cranee solo esos conflictos y la obra debe dar pie a aquella reflexión, esa es mi opinión. Aparte en realidad me pareció buen final, sin entrar en spoiler.

¡Recomendado a los jóvenes! Buena novela de anticipación social distópica ¿pero la mejor? Sigo prefiriendo 1984, creo que es más compleja ¡uhhh!

Nota 1: Algo que se me olvidó mencionar es el “poder del libro”; es curioso que en varias de las novelas de anticipación social distópica la lectura siempre sea símbolo de conocimiento y hasta de revolución, un medio para abrir los ojos y ver más allá del mundo presente en qe viven los personajes, en este libro por ejemplo el hecho de que el salvaje lea Shakespeare y existe una censura igual o peor que en Fahrenheit 451, libro que directamente trata el tema de la destrucción de los libros y es uno de ellos el que hace que se revolucione el protagonista, o en 1984 es un libro el que circula como fuente de información de los secretos de ese estado y su control (de hecho es muy interesante el cómo solo podemos leer “con el personaje” por eso empezamos desde el cap 3 de ese libro pues es ese el que el personaje empieza a leer). Así desde la literatura se valora la literatura, pero no está de más extrapolarlo al presente ¿cómo vivimos la censura de los libros en la actualidad?

Nota 2: La edición que tengo del libro tiene más de 31 años :3



¡No olviden dejar su comentario!

domingo, 16 de julio de 2017

Juan Salvador Gaviota de Richard Bach



Reseña preliminar: las gaviotas solo están hechas para comer y sobrevivir, pero a Juan le apasiona el arte de volar, lo que lo guiará a la búsqueda de perfeccionar este arte y de su yo más allá del tiempo, del espacio, de su cuerpo.


Este es un libro bastante conocido a nivel escolar en mi país, usualmente leído durante la enseñanza media o incluso últimos años de básica; yo lo tenía pendiente hace mucho tiempo en parte por esta razón, no me atraen demasiado los libros que se leen en las escuelas (aunque depende de muchas cosas). Sin embargo al leerlo ahora sospecho que el libro es, de hecho, bastante complejo y si bien es corto y de narración simple posee un contenido que necesita bastante abstracción para ser cercanamente develado, pero profundizaré en esto más adelante.


            Antes quisiera hablar un poco de su publicación, fue hace varios años atrás en los años 70 de Estados Unidos, y se nota, por el autor Richard Bach bajo el título original de Jonathan Livingston Seagull, jaja qué cambio de nombre! Pero hay que reconocer que muy acertado. No sé si podemos asociar directamente el libro con el movimiento hippie o más allá, pero definitivamente responde a la búsqueda de respuestas y de espiritualidad de un mundo desorientado en escepticismo y guerras.


            En ese sentido es innegable pensar que el libro tiene una base cristiana, de hecho tiene alusiones muy directas a este respecto, el mismo Juan dice (parafraseando) “me dicen que soy el hijo de la Gran Gaviota, cuando no soy más que una gaviota como ellos”; o que la mano derecha de Juan se llame Pedro y sea finalmente dejado por su maestro para que continúe su obra en la tierra. Pero después avanza un poco más porque si bien dicen que es el hijo de la Gran Gaviota, Juan lo niega; y promete algo que va más allá del cristianismo institucional y se acerca más a la teología pura de la búsqueda de lo perfecto, aproximándose más al budismo, por ejemplo buscando esa perfección no en algo ajeno a las gaviotas como un ideal sino a una perfección en sí mismos, ser ellos lo perfecto en una búsqueda del yo, de hecho recordé bastante a Herman Hesse con su obra Siddhartha en este sentido; transversal en ambos el conocimiento de ir más allá de la corporeidad.


            Considerando esto claro que el libro es más complejo de lo que parece, y claro que puede ser subestimado porque es muy leído en el ámbito escolar, porque es corto, de narración simple, e incluso el mío venía con fotografías como cual libro de infante, pero no tenemos que ser prejuiciosos y pecar de simplicistas, este es un buen libro y nunca se le agotará las interpretaciones, por algo el segundo nombre de Juan es Salvador.


¡No olvides dejar tu comentario!

martes, 11 de julio de 2017

El gato que venía del cielo de Takashi Hiraide


Otra cortita novela japonesa, tal parece que tuvo mucho éxito en Japón, pero también hay que recordar que la cultura de lectura en ese país es diferente, y que existe algo que no se encuentra en otros y son las novelas ligeras, novelas no necesariamente largas ni tampoco necesariamente simples que los japoneses (especialmente de adulto joven para abajo) lee por placer (ya eso no existe aquí). Siguiendo esa lógica este libro responde mucho al carácter japonés, una novela corta, aparentemente liviana y además trata de gatos ¡todos aman a los gatos! Y aquí en occidente creo que eso le dio un gran plus (¡qué manera de estar lleno de gatos el Facebook cielo santo!).

Además el hecho de que la novela corta en Chile sea más valorada es dado que aquí las personas no suelen dedicar mucho tiempo a la lectura, contrario a los japoneses, que para ellos es un placer y la novela ligera (que no son los mismo) corresponde a un género y estilo propiamente tal.


Acercamiento paratextual. Al menos la edición que tengo fue más bien mediática, tenía hasta un papel extra que envolvía el libro en que Kenzaburo Ōe (2ª premio nobel de literatura en Japón) le da su aprobación, y otras mil citas de otras fuentes que también hablan a su favor, demarcando de paso que ya es su 5ª edición en Argentina el ejemplar que tienes en las manos, demasiado propagandístico a mi gusto, yo me lo hubiera comprado igual, debo reconocer, por ser solo japonés, ja.


Reseña y opinión. El libro propiamente tal tiene una historia aparentemente simple, son las reflexiones y sensaciones de los protagonistas lo que le da el toque consistente a la obra, impulsado por ciertos hechos ocurridos y finaliza con sospechas de parte del lector (no digo más para no hacer spoiler). En sí, como me suele pasar en las novelas japonesas, sentí que el libro me llevó deslizando lentamente por un río entramado con simpleza, aunque por otro lado hace muchísimo tiempo que un libro no me hace ir tanto al diccionario como este, había un montón de palabras desconocidas y tecnicismos que aparecen en él y no me refiero a extranjerismos propios de la cultura japonesa (de hecho el libro tiene a pie de páginas varias explicaciones de conceptos de este tipo); aunque no por esto dudé de su calidad de traducción que según la información de la editorial fue hecha en conjunto por una japonesa y un hablante hispano, además hace tiempo superé esa duda con las traducciones japonesas, no es que esté mal traducido el texto, si no que los japoneses escriben así, para nosotros nos parece medio raro, eso es todo y ya.


También se debe recordar algo que siempre digo cuando me refiero a obras japonesas: que es necesario tener un bagaje cultural respecto a esa nación para poder comprender del todo la obra. Sin querer ser tajante, pero es necesario saber ciertas cosas o simplemente no las comprenderemos, por ejemplo en esta obra el hecho de que los protagonistas tengan una relación aparentemente estrecha con la anciana que les arrendaba el espacio a pesar de ya mudarse, o el hecho de que el hijo de esta anciana llegue a la casa de ésta que estaba siendo cuidada por los protagonistas y se comportara como un invitado humilde en vez del dueño de casa como harían los occidentales es algo que no comprenderemos del todo si no conocemos un poco más la cultura y tradición de este país.

Por último un poco de análisis literario, en las entradas anteriores referentes a Lemebel, habíamos referido la aparente delgada línea que separa, por decirlo así, al autor y al autor-personaje. En teoría literaria el autor Schimid ordena esta disyuntiva en sus planos de la comunicación, diferenciando al autor-concreto (real, por decirlo así) del autor-implícito (un ser ya ficticio presente por ejemplo en prefacios y dedicatorias) y el narrador propiamente tal (y hay más como el personaje, narratario y tipos de lectores, etc.). Teniendo esto en claro nos es más fácil comprender y separar mejor esas típicas obras en que el autor pasa a ser personaje, pero también otras obras que no son tan ¿obvias? en estas diferenciaciones. En el caso de este libro, por ejemplo, me queda de tarea si existe un salto entre el autor implícito y el narrador, porque teniendo clara la diferencia entre autor-concreto y autor-implícito podemos tomar esta obra como el arte que es, y esto lo digo porque la historia “le pasó” al autor-concreto, pero nah, es el implícito ¿difícil de comprender? Ni crean.

Pero Mafer dinos si el libro te parece bueno o no, si lo recomiendas o cosa así xD

Pues claro que lo recomiendo, aunque merece una cabeceada más densa, por tema de léxico como dije y respecto al conocimiento de la cultura japonesa; de paso comento que tiene citas de El príncipe de Maquiavelo y reflexiones de índole artístico lo cual puede abrumar a algunos. Pero sí, novela ligera japonesa, pero no necesariamente simple como ven. Es muy relajante su lectura con ese estilo japonés que te lleva por una historia y de pronto ya es el fin. 

sábado, 8 de julio de 2017

Reflexión de la practica profesional del 2013


La práctica profesional es un asignatura que hicimos, como en las mayorías de carreras universitarias, en nuestro último año al estudiar pedagogía, duda pasado 6 meses y no hay ninguna clase de remuneración.

Esta es la reflexión que puse al final del informe de dicha práctica, es una visión bastante deprimente pero al final renuevo un poco esta reflexión tras 4 años de ejercer como profesora en este país. 


VI. Conclusiones, reflexión personal sobre la experiencia de la práctica profesional 

            Esta experiencia es la única que a lo largo de nuestra carrera pedagógica nos muestra cómo será una realidad laboral, algo de lo que hasta ahora sólo habíamos estudiado (desde las disciplinas). Por tanto esta experiencia me ha planteado si quiero tener la vida que observé día a día en los profesores que me rodearon, y en el propio ritmo de vida que experimenté a lo largo de estos meses. Mi conclusión es que la educación en Chile está en un estado tal de crisis del que los profesores no pueden hacerse cargo solos, y no podrán hasta que la sociedad entera tenga la consciencia y la estima que la educación se merece. Las condiciones laborales que rodean la docencia hoy en día en Chile no favorecen un estilo de vida sano ni saludable para nadie, demasiados cursos, demasiadas alumnos en cada curso, demasiadas horas de trabajo en casa sin remuneración, y demasiado trabajo burocrático inútil, son parásitos que están carcomiendo la educación escolar en la actualidad; junto con la desmotivación de los estudiantes, su desinterés y su infelicidad, además del aislamiento de los padres y apoderados, y los bajos recursos entregados por parte del estado. Hay mucho que remediar y si bien no quería ni quiero terminar la práctica profesional con una visión negativa, sólo puedo concluir que la vida que debe llevar un docente hoy en día es simplemente infeliz, la vocación no puede ser una excusa para un sacrificio ni el ser un mártir por un fin del que nadie más lucha. Perder salud, vida familiar, aficiones o simplemente horas fuera de tu horario “oficial” me parece inaceptable pues antes de querer mi trabajo me atrevo a quererme a mí misma y desear una mejor vida para mí y a quieres amo. No puedo tomar una responsabilidad tan grande, un peso tan grande sobre mí, en realidad nadie puede, pero tal parece que muchos no tienen opción, o luchan frenéticamente porque ya están acostumbrados a hacerlo.

Reflexión en el presente 2017

Este año no he trabajado en escuelas, ni siquiera en reemplazo, se me dio la oportunidad de trabajar al principio de año en una veterinaria (me encantan los animales), y solo este segundo semestre he hecho un voluntariado educando a adultos mayores que no han sacado la media, y haciendo preuniversitario y clases particulares en un centro de estudio. Tomé la decisión de "descansar" de esta forma este año dada la mala experiencia que tuve el año pasado en mi ex-lugar de trabajo. Sigo pensando igual a la reflexión del 2013 en ese sentido, las condiciones son horrorosas y as exigencias aún más, pero tengo el ánimo de seguir probando nuevos sistemas educativos esperando encontrar un lugar para mí, además de seguir estudiando dentro de mi área para ampliar mis horizontes y con ellos acceder a nuevas oportunidades laborales. Pero sí, esencialmente sigo pensando igual, y lucho por encontrar una tangente que me haga feliz. Mis padres me han ofrecido estudiar otra cosa, lucho por no rendirme. 

martes, 20 de junio de 2017

El Tila: Un psicópata al acecho


El Tila

Un psicópata al acecho

Costanza Cristino, Daniela Rosales, Fernanda Varela y Noelia Zunino


La última lectura periodística que leí fue este libro, de hecho está en la colección Tal cual del que también forma parte Solos en la noche que profundiza el caso de Daniel Zamudio, joven homosexual que fue asesinado por supuestos neonazis y del que también he escrito en mi blog.


            Cuando compré el libro hice la típica exploración de edición como primer paso antes de leerlo, me llamó la atención que esta segunda edición haya sido después de 6 años de la primera dado que, como ustedes saben, las ediciones suelen ser inmediatamente después de la primera aprovechando el boom de ventas y tal; pero el mismo libro me dio la explicación: ese año (2016) salió una película sobre El Tila, y claro que aprovecharon, lo cual no tiene nada de malo aunque da un poco de risa, lo mismo ha ocurrido con otras obras, aún recuerdo esa edición de obras completas de María Luisa Bombal que salió curiosamente cuando el mismo año se estrenó una película sobre ella (muy buena por cierto), de hecho una edición mostraban la portada de la película, era muy obvio.


            Lo segundo que me llamó la atención es que fueran 4 los autores de la obra, el paratexto del libro (es decir, lo externo fuera de su contenido como por ejemplo la reseña de contraportada) me informó claro, que las autoras eran compañeras de universidad (el típico grupito de amigas) y que de hecho el libro comenzó como un trabajo universitario que luego fue profundizado y apoyado (no diré nada de sus apellidos jeje).


            Como el libro de Zamudio de Rodrigo Fluxá (algún día me encontraré un Pérez) las autoras se hicieron con el archivo y buenas fuentes desde la PDI, entre otras, y entrevistas por lo que el contenido del libro estaría bien avalado.

            Y ahora sí el contenido: creo que este libro se hacer pebre al SENAME, es decir, refleja lo complejo de la rehabilitación en un caso tan destructivo como el de Roberto Martínez (apodado El Tila), y no es que su fin primero sea joder a esta institución, pero es inevitable mostrar cómo sin importar los muchos esfuerzos y seguimientos que se hagan tal parece que la reinserción social es imposible… lo cual es muy triste.

            El Tila fue parte de la institución desde que era púber, de hecho hacen un interesante análisis de cómo trabajaban las cárceles en los 80, era la crema, jóvenes y niños eran mezclados con los adultos delincuentes por lo que hubo una especia de “contaminación” y estados de riesgo (en el libro se habla de violaciones colectivas a niños, hasta ese extremo) en los que El Tila estuvo envuelto, fue toda una generación, niños que incluso no estaban envueltos en la criminalidad pero que eran alejados de sus familias por tribunales y puestos ahí aunque ellos no hubieran cometido ningún delito, un hecho realmente lamentable, y sí, lo diré: efecto de la dictadura, fue ese “gobierno” el de la brillante idea de dejar esas instituciones a privados, que tras ver lo poco lucrativo del asunto los devolvió al estado y quedó la crema, todos a la cárcel, esa fue la solución.

            Años después estos grupos fueron separados entre jóvenes y adultos, criminales y no, con vistas a penas que fueran fuera de la cárcel para evitar este contaminante cruce. El Tila fue parte de estas instituciones, pasó por todas ellas y por todas sus fases, de hecho el libro refleja cómo fue premiado varias veces por las actividades artísticas y culturales que el SENAME realizaba (incluso aparece en una fotografía con Sebastián Piñera) actividades de teatro, pintura, música y poesía. Luego el mismo libro nos desilusiona mostrando que todo ese grupo ganador de poesía que luego de hecho lanzó un disco con apoyo de músicos nacionales murieron, sea en balacera, actividades de droga, en fin, todo en ámbitos delictivos, es decir, no se pudieron rehabilitar, como El Tila.


            Lo bueno de esta segunda reedición de hecho es que te muestra los últimos cambios hechos a esta institución con el fin de hacerla más eficiente, pero tal parece que es imposible, no por culpa de la institución si no que... ahg, cómo cambiar a alguien que está tan destrozado y su mente tan psicótica. Incluso una joven del SENAME se llevó al Tila a su casa, a darle educación, un techo, le buscó trabajo y aun así él terminó violando y matando, quemando a una joven en un basural, para terminar muerto en una cárcel ahorcado.


            Se recomienda su lectura a los que quieren ver la realidad por más cruda que sea, pero no a los que no quieren perder las esperanzas de la rehabilitación y la reinserción social, que tras leer este libro, se pensaría que es casi imposible.

Nota: libro que hace muy buena compañía a Solos en la noche, representación de que las instituciones fallan, ¿pero inevitablemente fallan? Lo dejamos a criterio.


Nota 2: el SENAME actualmente está siendo juzgado por tráfico de niños.